jueves, 25 de octubre de 2007

Lo que realmente me saca de mis casillas

Iba yo por las calles de Hellín, cuando de pronto oigo a un perro ladrar y gemir. Me acerco, y resulta que estaba dentro de una casa derruida, pero su cabeza se había quedado atrapada en un hueco que había a nivel del suelo y que daba a la calle. La cosa es que en esa calle pasaban como unas 5 o 6 personas, y ninguna parecía haberse dado cuenta de los ladridos del perro (cosa bastante rara, porque la calle era estrecha y retumbaban bastante). El caso es que decido acercarme y,bueno, el perro estaba con un ojo aplastado, ladrando sin parar. Como no soy veterinario ni nada, pero sí me considero buen ciudadano, acudo a la oficina de policía local (que está a 2 pasos de allí) y pregunto si tienen algún servicio de recogida de animales. Como viene siendo normal en ellos, se lavan las manos y escurren el bulto al de medio ambiente. Allá que acudo, pero este no quiere saber nada.
Visto tanto mamoneo, al final soy yo quien va y con mucho cuidado, empujo hacia dentro la cabeza del perro (el caso es que en cuanto le toqué la cabeza, dejó de ladrar, aunque yo esperaba la reacción contraria, que me mordiera o algo), y una vez le he liberado la cabeza, me asomo, y compruebo que el perro sale corriendo casa adentro.

Son esas situaciones en las que nadie quiere saber nada las que me tocan los huevos

3 comentarios:

Echro dijo...

Por desgracia mas común de lo que pensamos... al menos a ti, a parte de la rábia, te queda el orgullo de haber hecho lo correcto, a su manera el perro te lo va a agradecer, esas cosas no las olvidan los animales

Soulafein dijo...

La gente es muy hija de puta, qué le vamos a hacer.

Bien por tu obra perruna.

Traviesus Maximus dijo...

deberias haberle dicho a la policia que el perro llevaba droga en los bolsillos, o que iba en moto sin casco, que huberian ido corriendo a sacar al perro para despues multarle.

si ya me lo dicia mi abuelo : "para no trabajar, hazte policia local"